Próximamente

Estamos trabajando en esta actividad, ¡muy pronto estará disponible!

Actividades de Snorkel

A través de estas diferentes rutas comprenderemos y aprenderemos todo aquello que no solemos ver: los habitantes de estos fondos sumergidos. La Bahía de Altea ofrece una oportunidad de incalculable valor para observar, comprender y proteger las especies más emblemáticas y amenazadas del Mediterráneo. Planteamos tres rutas desde tres puntos diferentes adaptados a las necesidades e intereses de cada persona.

Platja de la Solsida

La Solsida es una playa de fácil acceso y situada junto al Puerto de Porto Senso. Esta playa poco frecuentada es perfecta para realizar la actividad con toda la familia ya que tiene una profundidad somera y una visibilidad perfecta. Además sus aguas suelen estar tranquilas ya que la playa está protegida de los vientos de componente norte.

En los primeros metros desde la playa nos encontraremos con un fondo arenoso en el que podremos ver especies clave para el mantenimiento de la playa y sus habitantes como Posidonia oceanica y Cymodocea oceanica. Este algar es el hábitat de peces muy coloridos como tordos, julias y doncellas. La poca profundidad de este fondo (menos de 2 metros) nos permitirá una visibilidad perfecta de forma fácil y segura. Si tenemos suerte, podemos encontrarnos con especies que no avistaríamos en playas más concurridas como puede ser la palaya (oculta entre la arena) y la esquiva sepia, experta en camuflaje.

En esta salida se puede incluir la opción de visitar “l´Illot”, islote que se encuentra a unos 200 metros de la costa. Tras haber observado la fauna y flora característica de fondos blandos, nos encontraremos con el biotipo de fondos duros. Aquí podremos observar diferentes especies como el serrano o el pulpo. Además de las diferentes especies, podremos disfrutar del bonito contraluz que dibuja el agujero/forat excavada en la roca sumergida. Rodearemos “l¨Illot” y volveremos con calma al punto de inicio, disfrutando del camino de vuelta.

Cala del Soio/Cap Negret

La cala del Soio, declarada recientemente Monumento Natural, es un enclave único. Esta zona es única ya que es uno de los pocos afloramientos volcánicos que podemos visitar en la Comunitat Valenciana. Las rocas basálticas que forman la playa tienen más de 225 millones de años, donde podemos encontrar fósiles de más de 100.000 años de gasterópodos, bivalvos, serpúlidos y rodófitos. Después de explicar la excepcionalidad de este lugar, bucearemos por sus aguas explicando la flora y fauna que en ella habitan.

Desde la playa de grava nos equiparemos e iniciaremos nuestro recorrido marino. Nos encontraremos con un paisaje en el que destacan las rocas junto con fondos arenosos, es aquí donde podremos observar diferentes algas pardas. El tamaño de estas rocas irá creciendo en tamaño al alejarnos de la punta. Todo un espectáculo en el que seremos testigos de los restos del antiguo volcán.

En cuanto a la fauna, podremos observar a las coloridas julias y doncellas nadando en grupo. 

Es posible que nos encontremos con un agrupamiento de piedras, conchas de moluscos…Estos objetos nos indicarán que cerca de ese lugar puede vivir un equivo pulpo que utiliza estos y otros objetos para ocultar sus guaridas.

Al avanzar un poco más nos encontraremos con una frondosa pradera de la planta Posidonia oceanica, la mayor profundidad nos permitirá vislumbrar bancos de agujas y barracudas.

La illeta de l´Olla

La Illeta de l´Olla forma parte del parque natural protegido de la Serra Gelada. Con una profundidad máxima de 6m, el recorrido desde la playa hasta la Illeta será de unos 400 metros en los que iremos descubriendo las vastas praderas de Posidonia y sus habitantes. Una vez llegados a la Illeta, descubriremos su plataforma rocosa llena habitualmente de diferentes algas entre las que se incluyen ortigas de mar, Padina pavonica o alga rojiza. Junto a estas algas podremos encontrar maravillosos ejemplares de peces coloridos como las julias y fredis e incluido algún depredador como dorada, dentón acechando  a sus pequeñas presas. Con suerte, podremos avistar entre los recovecos de las rocas algún escurridizo pulpo. 

Otra opción de menor recorrido y no menos atractiva es la de recorrer la plataforma que a partir de unos 150 metros de distancia de la costa presenta una caída que en algunos puntos puede ser pronunciada pasando de unos -3mts a -6mts y ofreciendo recovecos que son aprovechados por peces como los sargos para esconderse.